¿Suerte?

¿Realmente existe la suerte?

¿Tiene suerte el que le toca la lotería? No, ha comprado el boleto (uno o varios).

¿Tiene suerte el que gana una competición? No, ha entrenado muy duro para estar a la altura o por encima de sus rivales.

¿Tiene suerte el que genera mucho dinero con su negocio? No, ha dedicado largas horas, días y años para lograrlo.

¿Tiene suerte el que parece que tiene una vida espléndida? No, dedica tiempo a los suyos, a cuidarlos, a merecerse el respeto y el amor.

Podrás decirme que hay “golpes de suerte” reales, pero nada más lejos de la realidad. Esos golpes son circunstancias de aprendizaje, de las que si no aprendemos lo que deberíamos se nos quitan rápidamente.

Entonces, si ves que “la suerte” de los demás es merecida con trabajo, constancia y mentalidad de enfoque, ¿por qué no pones las cosas sobre la mesa y decides dónde quieres tener esa suerte?

Cuesta trabajo y enfrentarse a la realidad, enfrentarse a tus propios miedos y sobretodo responsabilizarse de lo que a uno le pasa. Por eso no todo el mundo tiene suerte.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: