Niños y fitness

Cuando eres padre, y aquellos que lo seáis me entenderéis, haces por tus hijos lo que sea necesario para ayudarles y enseñarles.

Como cuando se caen y vienen llorando. Les acoges, les calmas, les enseñas y les animas a volver a intentarlo aplicando aquello aprendido.

Y ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestros clientes?

Vienen con unas ideas, e igual que pasa con nuestros hijos que están aprendiendo, las expectativas y creencias de nuestros clientes suelen erróneas por todo lo que se ve en internet y los medios de comunicación.

En la mayoría de gimnasios y profesionales del fitness, acogen a los clientes, y… hasta ahí es todo. ¿Por qué no hacemos más? ¿Por qué no les enseñamos, y les animamos a hacer más?

El lugar y/o profesionales que lo hagan, tienen el éxito asegurado.

Un acompañamiento completo al cliente, desde que llega confundido con sus ideas, hasta que crece con conocimientos y habilidades nuevas adquiridas, es en mi opinión el camino a seguir.

Acoger, acompañar, enseñar y motivar a superarse, es el recorrido para mantener a los clientes fieles. Y eso se traduce en un mayor lifetime value, es decir, un aumento del tiempo que pasan apuntados a tu gimnasio (calculando la media de todos los clientes)

Eso significa que, a mayor tiempo que sean socios y mayor captación tengamos, mayor será nuestro Anual Recurring Revenue, es decir, nuestros ingresos recurrentes anuales.

Para que luego digan que el marketing no es importante…

En definitiva, que en el mundo del fitness no todo es captar clientes y levantar una mancuerna, sino que el acompañamiento y la fidelización son tan importantes (o más) que cualquier acción de captación que hagamos.

Al final, ¿qué es un gimnasio sino un lugar donde crecer y aprender a mejorar nuestra salud?

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: