Lo sutil

Estamos tan desconectados de nosotros mismos, que no somos capaces de ver aquellas pequeñas cosas que nos guían y nos dicen hacia dónde ir.

La semana pasada estaba viendo una entrevista por televisión a Mario Alonso Puig, escritor, médico y conferenciante (si no le conoces, te invito a hacer una búsqueda en YouTube y ver algunas de sus conferencias, no te dejarán indiferente). En ella, como suele ser habitual en él, deja pequeñas píldoras que son oro puro. En esta dijo:

Debemos escuchar más a nuestra intuición.

La intuición no es más que un pálpito, una sensación. Es algo que nos dice por ahí sí o también por ahí no.

Pero claro, si no prestamos atención, si no somos capaces de ver las pequeñas cosas, ¿cómo vamos a escuchar nuestra intuición?

Desde hace unos meses, sobretodo en las últimas semanas, dedico un tiempo a diario a centrarme en el momento presente (el famoso y tan de moda mindfulness) y otro tiempo a pensar.

Mi momento mindfulness, y aunque suene a chiste, es mientras friego los platos. Me fijo en las sensaciones, tactos, temperaturas, peso de los objetos, respiración, postura corporal, colores y olor.

Lo bueno de ello es que empezó así, fregando platos, pero ahora me resulta súper sencillo centrarme en cualquier actividad que haga (compartir momentos con mi hija, con mi mujer, trabajando, …).

Por otro lado, mi momento de pensar es otro. Dedico tiempo a reflexionar sobre mis días, sobre mi mentalidad, a cuestionarme, a planificarme, …

El momento de pensar ha cambiado mi vida. Veo las cosas de múltiples formas, muchas más opciones, y sin duda entiendo y me siento más cercano a todas las personas.

Ambas actividades creo que son importantes para llegar a detectar esas pequeñas cosas sutiles, esa intuición que nos guiará hacia dónde queremos.

Lo sutil marca la diferencia.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: